Respuesta a las preguntas teológicas sobre la procreación neandertal-humano

¿Por qué nunca obtenemos respuesta

Cuando llamamos a la puerta

Con mil millones de preguntas

Sobre el odio, la muerte y la guerra?

«Question»

—Justin Haywood

Cuando era adolescente, en los años 70, las canciones de los Moody Blues eran un elemento básico en las listas de reproducción de la mayoría de las emisoras de rock de FM. Este grupo ayudó a ser pionero en los géneros del rock progresivo y el art rock en la década de 1960. A decir verdad, no figuran en mi lista de grupos de rock favoritos de todos los tiempos, pero algunos de sus sencillos están entre mis canciones de rock favoritas. Una de mis canciones favoritas es «Question». Este tema apareció en su álbum de 1970 A Question of Balance. La canción expresa la frustración que sentían los jóvenes en los años 60 y 70 sobre el conflicto de Vietnam, haciendo preguntas profundas y difíciles, pero sin obtener nunca respuestas.

Como apologista cristiano, recibo preguntas difíciles y profundas todo el tiempo. Mi trabajo es responderlas y esperar que mis respuestas -aunque muchas veces incompletas- puedan aportar alguna solución. Últimamente, un tema que genera bastantes preguntas tiene que ver con el mestizaje entre humanos modernos y neandertales. Y las preguntas que la gente plantea son difíciles y profundas.

  • ¿Es cierto que los humanos modernos y los neandertales se cruzaron?
  • Si hubo procreación, ¿qué significa eso para la credibilidad del relato bíblico de los orígenes humanos?
  • ¿Tenían alma los niños resultantes de ese mestizaje? ¿Tenían la imagen de Dios?

En un artículo anterior, abordé algunas de las preguntas más frecuentes sobre el mestizaje y exploré las implicaciones científicas para el modelo de orígenes humanos de RTB. En este artículo, responderé a algunas de las preguntas teológicas más frecuentes relacionadas con el mestizaje entre los humanos modernos y los homininos.

¿Existe una justificación bíblica para el mestizaje entre humanos modernos y neandertales?

Una lectura inicial de los relatos de creación sobre el origen humano deja la impresión de que la procreación entre humanos modernos y neandertales carece de apoyo bíblico. Sin embargo, una consideración más cuidadosa del texto bíblico deja espacio para esta posibilidad. En este sentido, es interesante que Génesis 6:1-2 describa a los Nefilim como la descendencia híbrida del mestizaje entre los hijos de Dios y las hijas de los hombres. Aunque se trata de un pasaje extremadamente difícil de interpretar, está claro que los humanos modernos -los descendientes de Adán y Eva- se cruzaron fuera de su línea y eso desagradó a Dios.

En efecto, el acto que dio lugar a los Nefilim -y por extensión al mestizaje entre los humanos modernos y los neandertales- no debería sorprender. Como resultado de la caída, los humanos modernos tienen una naturaleza depravada. La consecuencia de esta depravación llegó a su punto culminante justo antes del diluvio. Génesis 6:5 relata: «Al ver el Señor que la maldad del ser humano en la tierra era muy grande, y que todos sus pensamientos tendían siempre hacia el mal». Uno podría imaginar fácilmente que, a partir de esta maldad, los humanos podrían haber perseguido a los neandertales con fines malvados, aunque estos homínidos no eran como nosotros.

Levítico 18:23 también da cabida a la posibilidad de que los humanos modernos se hayan cruzado con los neandertales (y otros homininos). Este pasaje condena y prohíbe la bestialidad. Dada la propensión de la humanidad a tener relaciones sexuales con animales, no es sorprendente que los humanos se hayan cruzado con criaturas como los neandertales (que se parecen mucho más a los humanos).

¿Tenían alma los híbridos modernos entre humanos y neandertales?

En caso de que los humanos modernos se hayan cruzado con los neandertales, se plantean complicadas cuestiones teológicas, la principal de las cuales es si los híbridos tenían alma. ¿Poseían la imagen de Dios?

Para abordar adecuadamente esta cuestión, tenemos que considerar los dos modelos teológicos más destacados de dotación del alma desde la perspectiva de la fe cristiana histórica. De las genealogías de Génesis 5 se desprende que la imagen de Dios (junto con las consecuencias del pecado de Adán) se han transmitido a los descendientes de Adán y Eva. ¿Cómo se produce funcionalmente esta transmisión?

Una perspectiva, llamada traducianismo, sostiene que cada individuo hereda el aspecto inmaterial de su ser -su espíritu o alma- de ambos padres, y que las almas de sus padres se mezclan para producir una nueva alma. Esta herencia espiritual es análoga a la herencia biológica, en la que cada individuo obtiene sus rasgos físicos de ambos padres mediante una «mezcla» de su material genético. En el traducianismo, sólo Adán y Eva poseen almas que fueron creadas directamente por Dios.

Otra perspectiva, el creacionismo, explica el origen del alma o espíritu de cada persona como el producto de la actividad creadora directa de Dios. Así como Dios creó las almas de Adán y Eva, también crea el aspecto inmaterial de cada persona individualmente, presumiblemente en el momento de su concepción o poco después.

Empleando cualquiera de los dos modelos, es posible concebir escenarios por los que un híbrido humano-hominino recibe un alma. Por ejemplo, dentro del marco creacionista, se podría imaginar que Dios creara un alma en el híbrido humano-Neanderthal en el momento de la concepción, respetando el hecho de que uno de los padres es portador de la imagen y sabiendo que el híbrido probablemente se cruzaría con otros humanos.

En el caso del traducianismo, mientras uno de los padres sea portador de la imagen, la descendencia también debería poseer la imagen de Dios. En efecto, la imagen de Dios es indivisible. O un ser tiene la imagen de Dios o no la tiene. No tiene sentido pensar que una criatura tenga sólo la mitad de la imagen de Dios.

Así que, aunque los humanos modernos y los neandertales se hayan cruzado, esto no invalida el relato bíblico de los orígenes humanos por razones bíblicas o teológicas. Aunque el descubrimiento del mestizaje entre los humanos modernos y los neandertales constituye una predicción fallida del modelo de los orígenes humanos de la RTB, no lo falsifica. Más bien, nos obliga a revisar el modelo. La buena noticia es que esta revisión, aunque conduce a preguntas difíciles, no viola las enseñanzas de las Escrituras.

Recursos

Diferencias biológicas entre humanos y neandertales

Biología Arquetipo