You Found Me!

Respuesta a objeciones sobre el pecado original

Todas las personas son moralmente defectuosas. La vida diaria confirma que hay algo roto en el centro de cada ser humano.

La antropología bíblica (el estudio de la humanidad en su relación con Dios) explica la condición de rotura moral revelando que todos los seres humanos están cautivos de la fuerza debilitadora del pecado original. The Handbook of Basic Bible Texts define el “pecado original” como “la pecaminosidad, culpa y susceptibilidad a la muerte heredadas de Adán por todos los seres humanos [excepto Cristo]”1 (Salmos 51:5; 58:3; Proverbios 20:9; Romanos 5:10-12).

Si bien esta calamidad moral afecta universalmente a todas las personas, la doctrina del pecado original sigue siendo controvertida. Algunas personas la rechazan por diversas razones. Veamos algunas objeciones que he recibido recientemente en las redes sociales y mi respuesta a ellas.

Una objeción de un musulmán

Recientemente tuve una breve discusión con un musulmán en Twitter que discrepaba con un artículo que escribí anteriormente, “Does Original Sin Explain the Human Condition?” (¿Explica el pecado original la condición humana?). El islam niega la doctrina del pecado original y en su lugar afirma que las personas nacen moralmente buenas. Por lo tanto, los musulmanes rechazan la doctrina cristiana de la caída. El musulmán con el que interactué dijo que el pecado original era una falsa doctrina introducida por el apóstol Pablo.

En mi respuesta, le pregunté al comentarista musulmán por qué, si las personas nacen buenas como afirma el islam, él no dejaba simplemente el egoísmo, la envidia y la lujuria. Me pareció una respuesta justa dada la negación categórica del islam de la naturaleza pecaminosa de la humanidad. Desafortunadamente, el musulmán no respondió a mi reto moral.

Una objeción de un cristiano ortodoxo oriental

Como señalé en mi anterior artículo, la cristiandad no está totalmente de acuerdo con la doctrina del pecado original. Por ejemplo, los ortodoxos orientales afirman que, si bien todas las personas nacen con una propensión al pecado (el pecado ancestral), rechazan la idea de que las personas cargan con la culpa de Adán.2 La cristiandad oriental tiende a considerar el pecado original como una doctrina de la iglesia occidental con estrechos vínculos con San Agustín.

En mi página de Facebook, un cristiano ortodoxo oriental respondió al artículo anterior. Pensaba que el pecado original era incoherente, y tenía dos objeciones específicas (parafraseadas aquí):

Todavía estoy tratando de entender el concepto de pecado original. La culpa heredada me parece un absurdo lógico.


1. El pecado original, tal como se describe en el artículo, parece más fuerte que una simple propensión universal al pecado como la que se transmite en Romanos 3:23 (“Pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios”).

2. Si Dios realmente culpa o castiga a las personas por la culpa heredada, entonces parece reflejar un profundo defecto de carácter en Dios mismo.

En mi respuesta, señalé que los ortodoxos, católicos y protestantes teológicamente conservadores comparten muchos puntos en común, como se refleja en el Credo de Nicea. Con esto en mente, he aquí algunos puntos a considerar.

Primero, por supuesto, la cuestión central, al menos para mí, es si el pecado original es una enseñanza bíblica. La cristiandad occidental (católica y protestante) ha concluido en general que los datos bíblicos son muy sólidos. Así que invito a los creyentes de todos los trasfondos a estudiar los pasajes bíblicos individuales citados en mi artículo y en mi libro 7 Truths That Changed the World, (específicamente los capítulos 9 y 10).

Segundo, la idea de que una sola persona represente a un grupo de personas para bien o para mal tiene sentido para mí como estadounidense y como padre. Como ciudadanos y padres, a menudo llevamos la carga y a veces el castigo de las acciones realizadas por otros en nuestro país y en nuestra familia. Desde una perspectiva bíblica, se puede argumentar que los antiguos hebreos se veían a sí mismos como un grupo colectivo ante Dios con Adán como su representante federal. Dios trataría a todas las personas según las acciones de Adán como representante. Algunos estudiosos consideran que la individualidad exclusiva ante Dios es menos bíblica y más un concepto moderno.

Tercero, si la culpa heredada es una contradicción lógica, también lo es la justicia heredada. Sin embargo, la metáfora central del apóstol Pablo sobre la salvación gira en torno a una analogía contable (crédito y débito), donde Cristo toma nuestro pecado y nos da su justicia. De hecho, Dios castigó a Cristo por los pecados que él heredó de nosotros. Como proclama Pablo: “Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios” (2 Corintios 5:21).

Cuarto, una mera propensión (una tendencia a hacer algo regularmente; una inclinación o predisposición) a pecar no parece hacer justicia a los datos bíblicos. En las Escrituras, el pecado se llama “desobediencia”, “maldad”, “iniquidad”, “anarquía”, “transgresión”, “infracción”, “impiedad”, “injusticia” y “maldad”. La “propensión” tampoco parece coincidir con lo que Jesús llama “esclavitud al pecado” (Juan 8:34). Además, la condición humana, incluso para el cristiano, muestra constantemente que nadie puede dejar de pecar totalmente (por ejemplo, envidia, orgullo, egoísmo, lujuria: 1 Juan 1:8).

Quinto, en la redención cristiana, Dios es a la vez la parte ofendida y la que paga por la ofensa (de forma análoga a los padres que intentan ayudar a sus hijos, aunque sufran pérdidas). Esta cualidad parece reflejar no un Dios de defectos sino de amor y gracia.

Así que, en conclusión, creo que el pecado original es una doctrina bíblica clara y una idea coherente que tiene un gran poder explicativo y alcance en lo que respecta a la condición humana. En mi libro 7 Truths That Changed the World, los capítulos 9 y 10 están dedicados al pecado y a la salvación.

Un pedido de aclaración sobre el pecado original

En respuesta a mi explicación, el cristiano ortodoxo oriental pidió entonces más aclaraciones (parafraseadas aquí): La información parece ser que nacemos pecadores y no podemos salvarnos, y la explicación parece ser que nacemos pecadores que no podemos salvarnos. Repetir la información no parece una buena explicación de la información. Debo estar perdiendo algo aquí.

En mi respuesta, dije que, para explicar el extraordinario poder explicativo del cristianismo y su alcance, tenemos que ampliar el tema para incluir la antropología cristiana más completa. Como estudioso de las religiones del mundo y de los sistemas filosóficos de creencias durante más de 30 años, estoy seguro de que solo la antropología del cristianismo histórico parece encajar con la enigmática condición humana.
Citando a Blaise Pascal en su libro Pensées, el ser humano es una extraña y peculiar mezcla de “grandeza y miseria”.3 La grandeza proviene de la imago Dei (Génesis 1:26-28). Las capacidades y logros filosóficos, científicos, estéticos y espirituales del ser humano lo sitúan en una categoría diferente. Incluso los principales científicos evolucionistas seculares señalan ahora que los seres humanos son diferentes en especie (excepcionalismo humano) y no solo en grado de todas las demás formas de vida.

La miseria proviene de la condición caída y se extiende mucho más allá de una mera propensión al pecado, que se evidencia en una corrupción interior universal profundamente arraigada. La realidad de que todas las personas están infectadas por el pecado y no pueden no pecar encaja bien con una naturaleza caída universal que opera algo así como una enfermedad hereditaria. El pecado original dice que todos los seres humanos han heredado una naturaleza caída y una culpa colectiva a través de su ancestro representativo, Adán. Peor aún, los seres humanos, en su condición moralmente depravada, a veces utilizan sus dones para cometer atrocidades como la esclavitud, el Holocausto, la trata de personas y el aborto (incluido el infanticidio). El islam no cree en una humanidad caída, ni tampoco el judaísmo moderno. Las religiones orientales no ofrecen una antropología que se corresponda bien con la condición humana. Y el ser humano parece tanto mejor como peor de lo que la teoría evolutiva secular predeciría.

De modo que creo que la antropología cristiana bíblica o histórica es la que mejor se ajusta a la condición humana real (explica el enigma) y, por tanto, hace que el cristianismo histórico sea plausiblemente verdadero. Además, la caída de la condición humana se demuestra cada día (lo que confirma la inferencia abductiva). Desarrollo este enfoque con más detalle en mis libros A World of Difference y 7 Truths That Changed the World.

Conclusiones
Si a usted también le parece que el pecado original es una afirmación doctrinal misteriosa, considere las palabras de Pascal tanto sobre su misterio como sobre su poder explicativo único.

“Es, sin embargo, algo sorprendente que el misterio más alejado de nuestro conocimiento, es decir, el de la transmisión del pecado, sea un hecho sin el cual no podemos tener conocimiento de nosotros mismos. Pues no cabe duda de que no hay nada que escandalice más a nuestra razón que decir que el pecado del primer hombre ha hecho culpables a quienes, estando tan alejados de esta fuente, parecen incapaces de participar en él. Esta transmisión no solo nos parece imposible, sino también muy injusta…. Ciertamente nada nos ofende más ásperamente que esta doctrina; y, sin embargo, sin este misterio, el más incomprensible de todos, somos incomprensibles para nosotros mismos. El nudo de nuestra condición da giros y vueltas en este abismo, de modo que es más difícil concebir al hombre sin este misterio que para el hombre concebir este misterio”.4

Así que, aunque el pecado original es un misterio al que algunas personas, incluso algunos cristianos, se oponen, tiene un sólido apoyo bíblico y ayuda a explicar el gran enigma de la naturaleza humana.

Reflexiones: Su turno
¿Cómo ve el pecado original manifestado en su vida? Visite Reflections en WordPress para comentar tu respuesta.

Recursos

Notas

  1. John Jefferson Davis, Handbook of Basic Bible Texts (Grand Rapids: Zondervan, 1984), 56.
  2. Fr. John S. Romanides, “Original Sin According to St. Paul,” Orthodox Christian Information Center, consultado el 3 de diciembre de 2020, http://orthodoxinfo.com/inquirers/frjr_sin.aspx.
  3. Blaise Pascal, Pensées, traducción de A. J. Krailsheimer (New York: Penguin, 1966), 117/409.
  4. Pascal, 434.