Los 3 trascendentales: verdad, bondad y belleza

¿Qué es real? ¿Qué está bien? ¿Qué es bello? Los seres humanos nos hacemos este tipo de preguntas porque anhelamos al menos tres cosas:  verdad, bondad y belleza.

Destacados filósofos a lo largo de los siglos han llamado trascendentales a estos tres valores cósmicos. Un trascendental se refiere a algo que existe más allá del mundo del tiempo-espacio-materia. Es una realidad universal que se extiende más allá de nuestras experiencias  sensoriales cotidianas y, por tanto, se considera no física, inmaterial, conceptual o incluso espiritual. En filosofía, lo trascendental se relaciona con la naturaleza de la realidad o del ser, y trata de describirla. Por lo tanto, podemos pensar en estos valores como universales atemporales y atributos del ser.

En este artículo introductorio describiré brevemente cómo eran considerados los tres trascendentales de la verdad, la bondad y la belleza en el mundo clásico. Luego mostraré cómo la civilización cristiana los adaptó como verdades de la revelación general y los fundamentó en la naturaleza del Dios trino.

La visión de la civilización clásica de la verdad, la bondad y la belleza
El mundo clásico (o la antigüedad clásica) consistía en gran parte en la sociedad grecorromana centrada en el mar Mediterráneo y  que existió en su apogeo durante aproximadamente un milenio, desde 500 a.C. hasta 500 d.C.  Las grandes culturas de Grecia y Roma florecieron e influyeron profundamente en Europa, África del Norte y Asia Occidental. Las grandes ciudades de este periodo fueron Atenas, Roma e incluso Jerusalén. Algunas de las filosofías dominantes de esta época fueron el platonismo, el aristotelismo y el estoicismo.

Para los famosos filósofos griegos Platón y Aristóteles, el mundo tenía un significado y propósito genuinos. Los valores cósmicos de la verdad (lo que define la realidad), la bondad (lo que cumple su propósito) y la belleza (lo que es bello) eran de naturaleza objetiva y conocibles por el buscador noble. Dado que los seres humanos tenían las capacidades internas del logos (la razón), el ethos (la moralidad) y el pathos (la emoción), estas capacidades internas correspondían a los valores cósmicos y producían la realización humana:

  • El logos corresponde a  la verdad
  • El ethos corresponde a  la bondad
  • El pathos corresponde a  la belleza

El erudito Stephen R. Turley describe el punto de vista clásico de que las capacidades humanas se corresponden con estos valores cósmicos y se satisfacen con ellos:

La verdad, la bondad y la belleza son valores cósmicos que comunican el significado divino a las capacidades intelectuales, morales y estéticas del alma humana, lo que aporta un equilibrio en el alma que, a su vez, armoniza a la persona humana con el significado y el propósito divinos del cosmos, que se consideraba el requisito previo para el florecimiento humano.1

La visión de la civilización cristiana de la verdad, la bondad y la belleza

En el siglo V d.C., el paganismo se había convertido mayoritariamente al cristianismo. Así, la civilización cristiana dominaría el mundo occidental y partes de Oriente durante casi un milenio (entre el 500 y el 1500). Los filósofos y teólogos cristianos se apropiaron de la verdad de estos valores cósmicos como verdades de la revelación general, pero los fundamentaron en la naturaleza del Dios trino. Dios no tiene verdad, bondad y belleza; más bien, Dios es verdad, bondad  y belleza. Podemos afirmarlo de esta manera:

Toda verdad es la verdad de Dios.
Toda bondad es la bondad de Dios.
Toda belleza es la belleza de Dios.

Cuando Dios creó, impregnó el cosmos de verdad, bondad y belleza. El filósofo Peter Kreeft dice: “Todo lo que existe es, de alguna manera, verdadero, bueno y bello”.2Y los seres humanos, a través de la imago Dei (imagen de Dios), son capaces de conocerla verdad, desear el bien y amar la belleza. La caída de la humanidad en el pecado desordenó las capacidades naturales del hombre, pero a través de la redención que se encuentra en la vida, muerte y resurrección de Jesucristo, los seres humanos son traídos de vuelta a una relación correcta con Dios y con estos valores revelados.

Según el cristianismo histórico, los seres humanos (como criaturas) han sido creados para conocer y adorar al Dios trino. Y nuestro actual anhelo de verdad, bondad y belleza existe porque estos valores reflejan la fuente última, que es el Dios máximamente perfecto. Cuando perseguimos la verdad, la bondad y la belleza en esta vida y en este mundo, estamos siguiendo la majestad del Señor.

En futuros artículos escribiré sobre las implicaciones teológicas, filosóficas y apologéticas de los trascendentales de la verdad, la bondad y la belleza.

Reflexiones: Tu turno

¿Cómo han impactado su vida los trascendentales de la verdad, la bondad y la belleza? Visite Reflections en WordPress para comentar su respuesta.

Recursos

Notas

  1. Transcribí esta cita de la entrevista de Steve Turley con Janet Mefferd:  https://cdn2.hubspot.net/hubfs/4001416/Blog%20Photos/steveturley_151020_Sample.mp3.
  2. Peter Kreeft on Goodness, Truth, Beauty, and Boredom: https://www.youtube.com/watch?v=RH2X-bQdgxQ.