Si Jesús es Dios, ¿Por qué se llamó a sí mismo el Hijo del Hombre?

He conocido a muchos escépticos y sectarios que afirman que Jesús nunca afirmó ser Dios. Más bien, dicen que se refirió a sí mismo como el hijo del hombre. No sólo los escépticos y los sectarios están preocupados por esta cuestión. He conocido a muchos cristianos que se preguntan: «Si Jesús es el Hijo de Dios, ¿por qué se refirió a sí mismo como hijo del hombre?» La pregunta complementaria habitual es ¿cómo puedo estar seguro de que Jesús es realmente Dios y de que la Trinidad es una doctrina correcta?

Se han escrito libros enteros para responder a estas preguntas. Mi objetivo aquí es proporcionar tres respuestas breves pero adecuadas que puedes compartir rápidamente con las personas que expresan este tipo de desafíos, preocupaciones y  dudas.

En primer lugar, aunque en los evangelios Jesús casi siempre se refiere a sí mismo como el «hijo del hombre», hay al menos una ocasión en la que afirma explícitamente ser Dios. El texto del evangelio es Juan 8:58, donde Jesús declara a los líderes religiosos judíos: «Antes de que Abraham naciera, YO SOY». Aquí, Jesús asume el nombre que Dios se había asignado a sí mismo en Éxodo 3:14: «Yo soy el que soy». Esto es lo que has de decir a los israelitas: «YO SOY me ha enviado a vosotros». Los líderes religiosos judíos entendieron claramente que Jesús estaba afirmando ser Dios, y se evidencia en el hecho de que intentaron apedrearlo hasta la muerte por su acto de «blasfemia».

En segundo lugar, el Antiguo Testamento en Jeremías 23:6 asigna el nombre de YHWH (YO SOY) al Retoño Justo, el Rey, que vendrá del linaje de David. Jesús, en varios lugares del Evangelio, afirma ser este retoño y rey justo.

En tercer lugar, Jesús está haciendo un punto teológico especial sobre su deidad al llamarse a sí mismo el hijo del hombre en los evangelios. Este punto queda claro al examinar el Nuevo Testamento. En todos los pasajes del Nuevo Testamento que se refieren a Jesucristo y que ocurrieron  cronológicamente después del primer día de Pentecostés (Hechos 2:1-41), siempre se hace referencia a Jesús como el Hijo de Dios y nunca como el hijo del hombre. Por el contrario, en los evangelios, Jesús se llama  a sí mismo sistemáticamente  hijo del hombre y nunca Hijo de Dios.

El Nuevo Testamento hace el mismo tipo de demarcación para los seguidores humanos de Jesucristo. Los seguidores de Jesús antes del primer día de Pentecostés siempre son llamados hijos de los hombres y nunca como hijos de Dios. Los seguidores de Jesús después del primer día de Pentecostés siempre son llamados hijos de Dios y nunca como hijos de los hombres (para las referencias bíblicas, véase el apéndice c en Navigating Genesis).

El punto teológico aquí es el siguiente: no es hasta que Jesús de Nazaret muere en la cruz para expiar los pecados de toda la humanidad, es resucitado corporalmente de entre los muertos, y envía al Espíritu Santo para que habite permanentemente y bautice espiritualmente a sus seguidores, cuando completa su papel como Hijo de Dios, la segunda persona del Dios trino. Asimismo, los seguidores de Jesús no se convierten en hijos de Dios hasta que reciben el bautismo del Espíritu Santo.

Este punto teológico se afirma con la observación de que en ninguna parte del Antiguo Testamento se hace referencia a un seguidor humano de Dios como hijo de Dios. Incluso Daniel, tan «estimado» (Daniel 10:11, 19) como lo fue por ser justo ante Dios, fue llamado «hijo del hombre» (Daniel 8:17). La única excepción del Antiguo Testamento es Oseas 1:10, donde Dios promete que llegará un momento en el futuro en que algunos de los israelitas se convertirán en «hijos del Dios vivo». Esta profecía se cumplió el primer día de Pentecostés descrito en Hechos 2.

Cualquiera que desee una respuesta más profunda y documentada la encontrará en mi libro Navigating Genesis. Está en el capítulo 14 y en el apéndice c.