You Found Me!

¿Enseña el libro de Isaías la Trinidad?

La doctrina de la Trinidad, piedra angular de la fe cristiana, distingue al cristianismo de todas las demás religiones. Esta doctrina hace posible la redención de los seres humanos pecadores y la definitiva erradicación del mal y el sufrimiento por parte de Dios. Además, un Dios trinitario aumenta la capacidad del libre albedrío de los seres humanos redimidos para experimentar y expresar el amor de Dios. Debido a sus importantes repercusiones, ayudar a las personas de otras religiones a ver la Trinidad en los textos que aceptan como sagrados es un esfuerzo que vale la pena.

¿Qué es la doctrina de la Trinidad? Los eruditos cristianos han escrito muchos libros voluminosos para responder a esta pregunta.1 En el capítulo 9 de mi libro Beyond the Cosmos defino brevemente la Trinidad en cuatro páginas.2 Aquí, lo reduciré a una frase larga: Hay un solo Dios, pero en la unidad de la Deidad hay tres Personas eternas y co-iguales, donde cada Persona es independientemente consciente y autodirigida, pero nunca actúa independientemente de las demás y siempre manifiesta los mismos atributos de carácter y la misma naturaleza.

[Translations of graph] Is Not = No es Is = Es God = Dios


¿En qué parte de la Biblia se enseña la Trinidad? Como demostré en mi libro Beyond the Cosmos, la doctrina de la Trinidad se expresa en 38 de los 66 libros de la Biblia. Se enseña en 25 de los 27 libros del Nuevo Testamento y en 13 de los 39 libros del Antiguo Testamento.¿Qué libro de la Biblia proporciona la enseñanza más extensa y detallada sobre la Trinidad? Los judíos y los musulmanes creen que solo hay referencias escasas y ambiguas a la Trinidad en el Antiguo Testamento y que los cristianos basan su doctrina de la Trinidad en los textos del Nuevo Testamento. Muchos cristianos, de hecho, lo hacen. Sin embargo, por mucho que el Nuevo Testamento explique la doctrina de la Trinidad, hay un libro del Antiguo Testamento que tiene más que decir sobre la Trinidad que el Evangelio de Juan y el Apocalipsis juntos —los dos libros del Nuevo Testamento que más hablan sobre la Trinidad. Ese libro del Antiguo Testamento es Isaías.

En las últimas décadas he desafiado a muchos escépticos de la doctrina trinitaria a leer el libro de Isaías de corrido, de una sentada. Como consecuencia, he visto a muchos de ellos, incluidos judíos y musulmanes, convencerse de la verdad de la Trinidad. He visto un éxito aún mayor cuando he reunido para los escépticos todo lo que Isaías afirma que es relevante para la Trinidad en un solo documento. Quiero que esta herramienta se utilice lo más ampliamente posible; por ello, presento el documento aquí, donde estará permanentemente disponible para ser accedido en línea.

He utilizado la edición 2017 de la Christian Standard Bible en toda esta lista de pasajes de Isaías. La razón de mi elección de traducción es que muchos judíos y otros escépticos de la Trinidad creen que la única palabra hebrea que indiscutible y consistentemente se refiere a Dios es el Tetragrámaton YHWH (Yahweh). La Christian Standard Bible siempre traduce YHWH como SEÑOR, todas mayúsculas con la primera mayúscula más grande que las otras, algo que el editor WordPress no permite. [Para esta traducción al español, se ha utilizado la versión Nueva Biblia de las Américas (NBLA) del año 2005, que también utiliza la palabra SEÑOR con mayúsculas de distinto tamaño para traducir YHWH, y se han usado todas las mayúsculas del mismo tamaño por la misma limitación del editor de texto.] Isaías declara repetidamente que YHWH es uno y que no hay otro Dios y, sin embargo, cada miembro de la Deidad trina es referido como YHWH. Confío en que ver las abundantes referencias específicas a los diferentes aspectos del Dios trino dará lugar a un debate fructífero y conducirá a la persuasión.

Pasajes de Isaías sobre la Trinidad
Isaías 1:4 Han abandonado al SEÑOR, han despreciado al Santo de Israel, se han apartado de Él.

Isaías 2:3-4 Vendrán muchos pueblos, y dirán: «Vengan, subamos al monte del SEÑOR, a la casa del Dios de Jacob, para que nos enseñe acerca de Sus caminos, y andemos en Sus sendas». Porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del SEÑOR. Él juzgará entre las naciones, y hará decisiones por muchos pueblos.

Isaías 4:2 Aquel día el Renuevo del SEÑOR será hermoso y lleno de gloria, y el fruto de la tierra será el orgullo y adorno de los sobrevivientes de Israel.

Isaías 6:5 Mis ojos han visto al Rey, el SEÑOR de los ejércitos. [Contexto Isaías 6:1-5]

Isaías 6:8 Y oí la voz del SEÑOR que decía: «¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?».

Isaías 7:14 Por tanto, el SEÑOR mismo les dará esta señal: Una virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel [Dios con nosotros].

Isaías 8:13-14 Al SEÑOR de los ejércitos es a quien ustedes deben tener por santo. Sea Él su temor, y sea Él su terror. Entonces Él vendrá a ser santuario; pero piedra de tropiezo y roca de escándalo para ambas casas de Israel, y lazo y trampa para los habitantes de Jerusalén.

Isaías 9:6-7 Porque un Niño nos ha nacido, un Hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre Sus hombros. Y se llamará Su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz. El aumento de Su soberanía y de la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para afianzarlo y sostenerlo con el derecho y la justicia desde entonces y para siempre. El celo del SEÑOR de los ejércitos hará esto.

Isaías 10:17 La Luz de Israel se convertirá en fuego y su Santo en llama.

Isaías 11:1-3 Entonces un retoño brotará del tronco de Isaí, y un vástago dará fruto de sus raíces. Y reposará sobre Él el Espíritu del SEÑOR, Espíritu de sabiduría y de inteligencia, Espíritu de consejo y de poder, Espíritu de conocimiento y de temor del SEÑOR. Él se deleitará en el temor del SEÑOR. [Contexto Isaías 11:1-16]

Isaías 12:2 Dios es mi salvación, confiaré y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es el SEÑOR Dios, Él ha sido mi salvación.

Isaías 16:5 Un trono se establecerá en la misericordia, y en él se sentará con fidelidad, en la tienda de David, un juez que busque lo justo y esté presto a la justicia.

Isaías 17: 7,10 Enaquel día el hombre tendrá en estima a su Hacedor, y sus ojos mirarán al Santo de Israel… Porque te olvidaste del Dios de tu salvación y no te acordaste de la Roca de tu refugio .

Isaías 19:19-20 Aquel día habrá un altar al SEÑOR en medio de la tierra de Egipto, y un pilar al SEÑOR cerca de su frontera. Y será por señal y por testimonio al SEÑOR de los ejércitos en la tierra de Egipto. Porque clamarán al SEÑOR a causa de sus opresores, y Él les enviará un Salvador y un Poderoso, el cual los librará.

Isaías 22:21-25 Lo vestiré con tu túnica, con tu cinturón lo ceñiré, tu autoridad pondré en su mano, Y llegará a ser un padre para los habitantes de Jerusalén y para la casa de Judá. Entonces pondré la llave de la casa de David sobre su hombro; cuando él abra, nadie cerrará, Cuando él cierre, nadie abrirá. Lo clavaré como clavija en lugar seguro, y será un trono de gloria para la casa de su padre. Y colgarán de él toda la gloria de la casa de su padre, descendencia y vástagos, todas las vasijas menores, desde los tazones hasta los cántaros. «En aquel día», declara el SEÑOR de los ejércitos, «la clavija clavada en un lugar firme se aflojará, se quebrará y caerá, y la carga colgada de ella será destruida, porque el SEÑOR ha hablado».

Isaías 24:15-16 Por tanto, glorifiquen al SEÑOR en el oriente, el nombre del SEÑOR, Dios de Israel, en las costas del mar. Desde los confines de la tierra oímos cánticos: «Gloria al Justo».

Isaías 25:8-9 Él destruirá la muerte para siempre. El Señor Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros, y quitará el oprobio de Su pueblo de sobre toda la tierra, porque el SEÑOR ha hablado. Y en aquel día se dirá: «Este es nuestro Dios a quien hemos esperado para que nos salvara. Este es el SEÑOR a quien hemos esperado; regocijémonos y alegrémonos en su salvación».

Isaías 26:4,7 Confíen en el SEÑOR para siempre, Porque en Dios el SEÑOR, tenemos una Roca eterna… La senda del justo es rectitud. Tú, que eres recto, allana el sendero del justo.

Isaías 26:13 Oh SEÑOR, Dios nuestro, otros señores fuera de Ti nos han gobernado, pero solo en Ti confesamos Tu nombre.

Isaías 28:16 Por tanto,así dice el Señor: «Yo pongo por fundamento en Sión una piedra, una piedra probada, angular, preciosa, fundamental, bien colocada. El que crea en ella no será perturbado».

Isaías 28:21 Porque el SEÑOR se levantará como en el monte Perazim, se enojará como en el valle de Gabaón, para hacer Su tarea, Su extraña tarea, y para hacer Su obra, Su extraordinaria obra.

Isaías 28:26 Porque su Dios lo instruye y le enseña cómo hacerlo.

Isaías 32:15 Hasta que se derrame sobre nosotros el Espíritu desde lo alto, el desierto se convierta en campo fértil y el campo fértil sea considerado como bosque.

Isaías 33:2 Oh SEÑOR, ten piedad de nosotros; en Ti hemos esperado. Sé nuestra fortaleza cada mañana, también nuestra salvación en tiempo de angustia.

Isaías 33:17 Tus ojos contemplarán al Rey en Su hermosura, verán una tierra muy lejana.

Isaías 33:22 Porque el SEÑOR es nuestro juez, el SEÑOR es nuestro legislador, el SEÑOR es nuestro rey; Él nos salvará.

Isaías 35:2,4 Ellos verán la gloria del SEÑOR, la majestad de nuestro Dios… Digan a los de corazón tímido: «Esfuércense, no teman, pues su Dios viene con venganza; la retribución vendrá de Dios mismo, mas Él los salvará» .

Isaías 40:3-5 «Preparen en el desierto camino al SEÑOR; allanen en la soledad calzada para nuestro Dios. Todo valle sea elevado, y bajado todo monte y collado; vuélvase llano el terreno escabroso, y lo abrupto, ancho valle. Entonces será revelada la gloria del SEÑOR, y toda carne a una la verá, pues la boca del SEÑOR ha hablado».

Isaías 40:9-11 Dile a las ciudades de Judá: «Aquí está su Dios». Miren, el Señor DIOS vendrá con poder, y Su brazo gobernará por Él. Con Él está Su galardón, y Su recompensa delante de Él. Como pastor apacentará Su rebaño, en Su brazo recogerá los corderos, y en Su seno los llevará; guiará con cuidado a las recién paridas.

Isaías 40:13-14 ¿Quién guió al Espíritu del SEÑOR, o como consejero suyo le enseñó? ¿A quién pidió consejo y quién le dio entendimiento? ¿Quién lo instruyó en la senda de la justicia, le enseñó conocimiento, y le mostró el camino de la inteligencia?

Isaías 40:25 «¿A quién, pues, ustedes me harán semejante para que Yo sea su igual?», dice el Santo.

Isaías 41:14 No temas, gusano de Jacob, ustedes hombres de Israel. «Yo te ayudaré», declara el SEÑOR, «tu Redentor es el Santo de Israel».

Isaías 42:1-4 «Este es Mi Siervo, a quien Yo sostengo, Mi escogido, en quien Mi alma se complace. He puesto Mi Espíritu sobre Él; Él traerá justicia a las naciones. No clamará ni alzará Su voz, ni hará oír Su voz en la calle. No quebrará la caña cascada, ni apagará la mecha que casi no arde; con fidelidad traerá justicia. No se desanimará ni desfallecerá hasta que haya establecido en la tierra la justicia. Su ley esperarán las costas».

Isaías 42:6-7 «Yo soy el SEÑOR, en justicia te he llamado. Te sostendré por la mano y por ti velaré, y te pondré como pacto para el pueblo, como luz para las naciones, para que abras los ojos a los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de la prisión a los que moran en tinieblas».

Isaías 42:19 ¿Quién es ciego sino Mi siervo, o tan sordo como el mensajero a quien envío? ¿Quién es tan ciego como el que está en paz conmigo, o tan ciego como el siervo del SEÑOR?

Isaías 43:3 Porque Yo soy el SEÑOR tu Dios, el Santo de Israel, tu Salvador.

Isaías 43:10-11 «Ustedes son Mis testigos», declara el SEÑOR, «Y Mi siervo a quien he escogido, para que me conozcan y crean en Mí, y entiendan que Yo soy. Antes de Mí no fue formado otro dios, ni después de Mí lo habrá. Yo, Yo soy el SEÑOR, y fuera de Mí no hay salvador».

Isaías 43:14 Así dice el SEÑOR su Redentor, el Santo de Israel: «Por su causa envié a Babilonia e hice descender como fugitivos a todos ellos».

Isaías 44:3 Porque derramaré agua sobre la tierra sedienta, y torrentes sobre la tierra seca. Derramaré Mi Espíritu sobre tu posteridad, y Mi bendición sobre tus descendientes.

Isaías 44:6 Así dice el SEÑOR, el Rey de Israel, y su Redentor, el SEÑOR de los ejércitos: «Yo soy el primero y Yo soy el último, y fuera de Mí no hay Dios».

Isaías 44:24 Así dice el SEÑOR, tu Redentor, el que te formó desde el seno materno: «Yo, el SEÑOR, creador de todo, que extiendo los cielos Yo solo y afirmo la tierra sin ayuda».

Isaías 45:5 Yo soy el SEÑOR, y no hay ningún otro; fuera de Mí no hay Dios.

Isaías 45:6 Yo soy el SEÑOR, y no hay otro.

Isaías 45:14-15 Te suplicarán: «Ciertamente Dios está contigo y no hay ningún otro, ningún otro dios». En verdad, Tú eres un Dios que te ocultas, ¡oh Dios de Israel, Salvador!

Isaías 45:18 «Yo soy el SEÑOR y no hay ningún otro».

Isaías 45:21 «No hay más Dios que Yo, Un Dios justo y salvador; no hay ninguno fuera de Mí».

Isaías 45:24 «Solo en el SEÑOR hay justicia y fuerza».

Isaías 46:9 «Porque Yo soy Dios, y no hay otro; Yo soy Dios, y no hay ninguno como Yo».

Isaías 47:4 Nuestro Redentor, el SEÑOR de los ejércitos es Su nombre, el Santo de Israel.

Isaías 48:12 «Yo soy el primero y también soy el último».

Isaías 48:16-17 Y ahora me ha enviado el Señor DIOS, y Su Espíritu. Así dice el SEÑOR, tu Redentor, el Santo de Israel: «Yo soy el SEÑOR tu Dios».

Isaías 49:4-9 Pero Mi derecho está en el SEÑOR, y Mi recompensa con Mi Dios. Y ahora dice el SEÑOR (el que me formó desde el seno materno para ser Su siervo, para hacer que Jacob vuelva a Él y que Israel se reúna con Él, porque honrado soy a los ojos del SEÑOR y Mi Dios ha sido Mi fortaleza), dice Él: «Poca cosa es que Tú seas Mi siervo, para levantar las tribus de Jacob y para restaurar a los que quedaron de Israel. También te haré luz de las naciones, para que Mi salvación alcance hasta los confines de la tierra». Así dice el SEÑOR, el Redentor de Israel, el Santo suyo, al despreciado, al aborrecido de la nación, al siervo de gobernantes: «Lo verán reyes y se levantarán, príncipes, y se postrarán, a causa del SEÑOR que es fiel, del Santo de Israel que te ha escogido». Así dice el SEÑOR: «En tiempo propicio te he respondido, en día de salvación te he ayudado. Te guardaré y te daré por pacto del pueblo, para restaurar la tierra, para repartir las heredades asoladas, para decir a los presos: “Salgan”; a los que están en tinieblas: “Muéstrense”».

Isaías 49:26 Y toda carne sabrá que Yo, el SEÑOR, soy tu Salvador y tu Redentor, el Poderoso de Jacob.

Isaías 50:4-9 El Señor DIOS me ha dado lengua de discípulo, para que Yo sepa sostener con una palabra al fatigado. Mañana tras mañana me despierta, despierta Mi oído para escuchar como los discípulos. El SEÑOR Dios me ha abierto el oído; y no fui desobediente, ni me volví atrás. Ofrecí Mi espalda a los que me herían, Y Mis mejillas a los que me arrancaban la barba; no escondí Mi rostro de injurias y salivazos. El SEÑOR Dios me ayuda, por eso no soy humillado, por eso he puesto Mi rostro como pedernal, y sé que no seré avergonzado. Cercano está el que me justifica; ¿Quién es el enemigo de Mi causa? Que se acerque a Mí. Si el Señor DIOS me ayuda; ¿quién es el que me condena? Todos ellos como un vestido se gastarán, la polilla se los comerá.

Isaías 52:13-53:12 Oigan esto: Mi Siervo prosperará, Será enaltecido, levantado y en gran manera exaltado. De la manera que muchos se asombraron de ti, pueblo Mío, así fue desfigurada Su apariencia más que la de cualquier hombre, y Su aspecto más que el de los hijos de los hombres. Ciertamente Él asombrará a muchas naciones, los reyes cerrarán la boca ante Él. Porque lo que no les habían contado verán, y lo que no habían oído entenderán.

¿Quién ha creído a nuestro mensaje? ¿A quién se ha revelado el brazo del SEÑOR? Creció delante de Él como renuevo tierno, como raíz de tierra seca.
No tiene aspecto hermoso ni majestad para que lo miremos, ni apariencia para que lo deseemos. Fue despreciado y desechado de los hombres, varón de dolores y experimentado en aflicción; y como uno de quien los hombres esconden el rostro, fue despreciado, y no lo estimamos. Ciertamente Él llevó nuestras enfermedades,
y cargó con nuestros dolores. Con todo, nosotros lo tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido. Pero Él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre Él, y por Sus heridas hemos sido sanados.

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el SEÑOR hizo que cayera sobre Él la iniquidad de todos nosotros. Fue oprimido y afligido, pero no abrió Su boca. Como cordero que es llevado al matadero, y como oveja que ante sus trasquiladores permanece muda, Él no abrió Su boca. Por opresión y juicio fue quitado; y en cuanto a Su generación, ¿quién tuvo en cuenta que Él fuera cortado de la tierra de los vivientes por la transgresión de mi pueblo, a quien correspondía la herida? Se dispuso con los impíos Su sepultura, pero con el rico fue en Su muerte, aunque no había hecho violencia,
ni había engaño en Su boca.

Pero quiso el SEÑOR quebrantarlo, sometiéndolo a padecimiento. Cuando Él se entregue a Sí mismo como ofrenda de expiación, verá a Su descendencia, prolongará Sus días, y la voluntad del SEÑOR en Su mano prosperará. Debido a la angustia de Su alma, Él lo verá y quedará satisfecho. Por Su conocimiento, el Justo, Mi Siervo, justificará a muchos, y cargará las iniquidades de ellos. Por tanto, Yo le daré parte con los grandes y con los fuertes repartirá despojos, porque derramó Su alma hasta la muerte y con los transgresores fue contado; llevó el pecado de muchos, e intercedió por los transgresores.

Isaías 54:5 Porque tu esposo es tu Hacedor, el SEÑOR de los ejércitos es Su nombre; y tu Redentor es el Santo de Israel, que se llama Dios de toda la tierra.

Isaías 55:3-4 Inclinen su oído y vengan a Mí, escuchen y vivirá su alma. Y haré con ustedes un pacto eterno, conforme a las fieles misericordias mostradas a David. Lo he puesto por testigo a los pueblos, por guía y jefe de las naciones.

Isaías 59:16 Vio que no había nadie, y se asombró de que no hubiera quien intercediera. Entonces Su brazo le trajo salvación, y Su justicia lo sostuvo.

Isaías 59:19-20 Y temerán desde el occidente el nombre del SEÑOR y desde el nacimiento del sol Su gloria, porque Él vendrá como torrente impetuoso, que el viento del SEÑOR impulsa. «Y vendrá un Redentor a Sión y a los que se aparten de la transgresión en Jacob», declara el SEÑOR.

Isaías 60:9 Ciertamente las costas me esperarán, y las naves de Tarsis vendrán primero, para traer a tus hijos de lejos, y su plata y su oro con ellos, por el nombre del SEÑOR tu Dios, y por el Santo de Israel porque Él te ha glorificado.

Isaías 60:16 Y mamarás la leche de las naciones, mamarás al pecho de los reyes. Entonces sabrás que Yo, el SEÑOR, soy tu Salvador y tu Redentor, el Poderoso de Jacob.

Isaías 61:1–3 El Espíritu del Señor DIOS está sobre mí, porque me ha ungido el SEÑOR para traer buenas nuevas a los afligidos. Me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y liberación a los prisioneros; para proclamar el año favorable del SEÑOR, y el día de venganza de nuestro Dios; para consolar a todos los que lloran, para conceder que a los que lloran en Sión se les dé diadema en vez de ceniza, aceite de alegría en vez de luto, manto de alabanza en vez de espíritu abatido; para que sean llamados robles de justicia, plantío del SEÑOR, para que Él sea glorificado.

Isaías 62:11-12 El SEÑOR ha proclamado hasta los confines de la tierra: «Digan a la hija de Sión: ‘Tu salvación viene; Su galardón está con Él, y delante de Él Su recompensa’». Y los llamarán: «Pueblo Santo. Redimidos del SEÑOR». Y a ti te llamarán: «Ciudad Deseada. Ciudad no abandonada».

Isaías 63:8-11 Porque Él dijo: «Ciertamente, ellos son Mi pueblo, hijos que no engañarán». Y Él fue su Salvador. En todas sus angustias Él estuvo afligido, y el ángel de Su presencia los salvó. En Su amor y en Su compasión los redimió, los levantó y los sostuvo todos los días de antaño. Pero ellos se rebelaron y afligieron Su Santo Espíritu; por lo cual Él se convirtió en su enemigo y peleó contra ellos. Entonces Su pueblo se acordó de los días antiguos, de Moisés. ¿Dónde está el que los sacó del mar con los pastores de Su rebaño? ¿Dónde está el que puso Su Santo Espíritu en medio de ellos?

Isaías 63:14-16 Como ha ganado que desciende al valle, el Espíritu del SEÑOR les dio descanso. Así guiaste a Tu pueblo, para hacerte un nombre glorioso. Mira desde el cielo, y ve desde Tu santa y gloriosa morada; ¿Dónde está Tu celo y Tu poder? La conmoción de Tus entrañas y Tu compasión para conmigo se han restringido. Porque Tú eres nuestro Padre, aunque Abraham no nos conoce, ni nos reconoce Israel. Tú, oh SEÑOR, eres nuestro Padre, desde la antigüedad Tu nombre es Nuestro Redentor.

Notas
  1. He aquí tres ejemplos, entre muchos otros: Peter C. Phan, ed., The Cambridge Companion to the Trinity (Cambridge, UK: Cambridge University Press, 2011); Augustine, The Trinity (Hyde Park, NY: New City Press, 2012); Gilles Emery and Matthew Levering, eds., The Oxford Handbook of the Trinity (Oxford, UK: Oxford University Press, 2011).
  2. Hugh Ross, Beyond the Cosmos, 3rd ed. (Covina, CA: RTB Press, 2017): 85–88, https://support.reasons.org/purchase/beyond-the-cosmos-3rd-edition.